miércoles, 29 de julio de 2015

Adolescentes 16


Estimada comunidad universitaria:

Es importante en el consumo de drogas: ¿Cómo ser una familia preventiva?

Prevenir en familia no es solo anticiparse a los problemas, también es educar. Esto implica transmitir valores y actitudes, fortalecer habilidades y comportamientos que ayuden a los hijos a crecer y desarrollarse en forma integral, plena y sana.
Las investigaciones identifican una serie de factores que disminuyen la probabilidad de que alguien del núcleo familiar comience a consumir drogas.

  • Fuertes vínculos con la familia: cuando los padres tienen un buen nivel de comunicación, preocupación y atención de sus hijos, disminuye la probabilidad de consumo en los hijos.
  • Padres involucrados: saben dónde están sus hijos, qué hacen, con quiénes se relacionan y a dónde van, conocen sus problemas, intereses y necesidades. Estudios demuestran hasta 3 veces las probabilidades de consumo.
  • Padres informados: sobre las drogas y sus efectos.
  • Fuertes vínculos con la escuela: buen diálogo con los docentes, desde una postura de respeto hacia la institución escolar.
  • Normas claras de conducta: dentro de la familia. Los padres protegen a sus hijos cuando establecen normas claras, bien definidas y comunicadas, adaptadas a la etapa de desarrollo de los hijos. Los límites se demuestran con amor. Cercanía, apoyo emocional y  trato cálido y afectuoso.
  • Fortalecimiento y desarrollo: de habilidades personales y sociales de cada hijo, autonomía, autocontrol, autoestima, resistencia a la presión del grupo y capacidad para resolver problemas y conflictos personales.
  • Actitud y comportamientos preventivos: frente al consumo de drogas por parte de los padres. Padres y hermanos conscientes de su rol de modelos y ejemplos de vida sana.
  • Estilos de comunicación: y resolución de conflictos adecuados, no violentos, entre los miembros de la familia.
  • Estudios sobre factores asociados al consumo identifican, asimismo, una serie de factores de riesgo en el funcionamiento familiar que aumentan la probabilidad de que tus hijos inicien el uso de drogas.
 Deficiencias en las habilidades educativas y prácticas de manejo familiar de los padres: 

  • Familias disfuncionales.
  •  Inadecuada resolución de conflictos.
  •  Conflictos y problemas de relación entre padres e hijos.
  • Trastornos mentales y comportamientos violentos de los padres y/o adultos significativos.
  • Historia de alcoholismo y de abuso de drogas en la familia.
  • Predisposición genética.

Actitudes claves para evitar el riesgo que los hijos usen drogas:

  •    Fomentar la seguridad en sí mismos: aceptarlos como son, valorar sus avances y logros, manifestar amor y cariño, crear expectativas ajustadas a la realidad personal.
  • Ayudarlos a madurar: darles oportunidad de tomar decisiones personales, darles autonomía y fomentar responsabilidades, adaptarse a las nuevas exigencias de los hijos en función de la etapa del desarrollo.
  • Enseñar el autocontrol: para dirigir adecuadamente sus emociones a través del diálogo y el ejemplo, hábitos de autocuidado, estilos de vida saludables, control de los impulsos, normas y límites claros.
  • Establecer lazos sociales y familiares: buscar el apoyo de redes sociales y fortalecer una adecuada identidad familiar segura y cálida, pero permeable, fortalecer el diálogo y la comunicación con los parientes, la escuela y los amigos.
  • La prevención comienza desde el vientre de la mamá. Con la adquisición de un buen vínculo madre – hijo, con un padre afectuoso ejerciendo firmemente su función.



Dr. Daniel R. Miranda
Rector UMAZA

     2015: año del 55º aniversario UMaza






miércoles, 1 de julio de 2015

Programa Nacional entrega voluntaria armas de fuego

Estimada comunidad universitaria:

Dentro del proceso de Universidad Promotora de Salud, y teniendo en cuenta que salud implica bienestar físico, psíquico y social, nuestra Universidad se ha adherido a diferentes programas relacionados como son: Prevención de Lesiones por tránsito, Programa “ Ni una menos “; también adherimos al Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego.

El plan, que consiste en la entrega voluntaria y anónima de armas de fuego a cambio de un incentivo económico, ha sacado de circulación casi 170.000 armas de fuego y más de 1.000.000 de municiones, y tiene por objetivo fundamental disminuir el uso y la proliferación de armas en manos de la sociedad civil, fomentando la cultura de la resolución pacífica de los conflictos.

Este Programa pertenece al RENAR que es el Registro Nacional de Armas, que funciona bajo la órbita del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

A lo largo de todo el país, el RENAR realiza jornadas de sensibilización con niños, adolescentes y adultos, buscando generar conciencia sobre la importancia de no tener armas en las casas, ya que representan más un peligro que una protección.

Con esta premisa se proponen actividades donde los chicos pueden intercambiar sus juguetes bélicos o los que refieren a la violencia, por otros que promuevan la paz, la integración y la solidaridad.

A su vez, viven la experiencia de romper sus armas de juguete o cualquier elemento que para ellos simbolice la violencia mediante el uso de una prensa hidráulica, simulando la misma operatoria que utiliza el RENAR para destruir las armas reales en sus puestos móviles o fijos.

Los centros de recepción de armas de fuego son las delegaciones del RENAR de todo el país y los puestos móviles que habilita el organismo en todo el territorio nacional. Como valor agregado, el material resultante de la destrucción y fundición de armas es donado a la Fundación del Hospital de Pediatría Juan P. Garraham.


Cordial saludo.


Dr. Daniel R. Miranda
Rector UMAZA

     2015: año del 55º aniversario UMaza



Adolescentes 15

Estimada comunidad universitaria:

En el consumo de drogas, prevenir en familia, no es solo anticiparse a los problemas, también es educar.

Esto implica transmitir valores y actitudes, fortalecer habilidades y comportamientos que ayuden a los hijos a crecer y desarrollarse en forma integral, plena y sana.

Las investigaciones identifican una serie de factores que disminuyen la probabilidad de que alguien del núcleo familiar comience a consumir drogas, son los llamados factores protectores:

1-   Fuertes vínculos familiares: cuando los padres tienen un buen nivel de comunicación, preocupación y atención con sus hijos/as, disminuye la probabilidad de consumo.

2-   Padres involucrados: saben dónde están sus hijos, qué hacen, con quiénes se relacionan y a dónde van; conocen sus problemas, intereses y necesidades. Estudios demuestran que se disminuye hasta tres veces las probabilidades de consumo.

3-   Padres informados sobre las drogas y sus efectos.

4-   Normas claras de conducta: dentro de la familia. Los padres protegen a sus hijos cuando establecen normas claras, bien  definidas y comunicadas y adaptadas a la etapa de desarrollo de los hijos/as. Los límites demuestran amor, cercanía, apoyo emocional y trato cálido, afectuoso.

5-   Fortalecimiento y desarrollo: de habilidades personales y sociales de cada hijo/a: autonomía, autocontrol, autoestima, resistencia a la presión de los grupos y capacidad para resolver problemas y conflictos personales.

6-   Actitud y comportamientos preventivos: frente al consumo de drogas por parte de los padres. Padres y hermanos conscientes de su rol de modelos y ejemplos de vida sana.

7-   Estilos de comunicación y resolución de conflictos adecuados, no violentos, entre los miembros de la familia.

También existen factores de riesgo a nivel familiar, sobre todo en su funcionamiento que favorecen el consumo:

1-   Deficiencias en las habilidades educativas y prácticas de manejo familiar de parte de los padres.

2-   Familias disfuncionales.

3-   Conflictos y problemas de relación entre padres e hijos.

4-   Trastornos mentales y comportamientos violentos de los padres y / o adultos significativos.

5-   Historia de alcoholismo y de abuso de drogas en la familia.

6-   Predisposición genética.

Continuaremos con las actitudes claves de la familiar para evitar el riesgo de consumo de drogas en los hijos.

Cordial saludo.



Dr. Daniel R. Miranda
Rector UMAZA

     2015: año del 55º aniversario UMaza